LOS GASES NOBLES

Cuando en 1869 Mendeleiev publicó la primera tabla periódica, la secuencia de los elementos swegún su peos atómico pasaba del hidrógeno al litio, del flúor al sodio, del cloro al potasio, etc., es decir, no aparecían los gases nobles entre tales parejas de elementos. Obviamente porque eran desconocidos.

Auq1ue desde 1785, Henry Cavendish (el descubridor del hidrógeno) hab+ia intuído la existencia de un gas no reactivo en el aire, al encontrar que no podía hacerlo reaccionar en su totalidad para formar óxidos de nitrtógeno, el primer indicio verdaderamente significativo